Conocenos

Historia

Introducción | Através de los tiempos | Síntesis | Perfil | Etnologías | Etimologías | Arquitectura y Asentamientos

Etnologías

EN LA RAZÓN DE LO QUE HOY ES LA EX HACIENDA DE SAN FELIPE

HistoriaEl Escenario la distribución de la Tradición Teuchitlan es amplia la zona lacustre del altiplano Jalisciense (San Marcos, Palo Verde, Etzatlan - Magdalena, Laguna Colorada Ahualulco - Teuchitlan ­ Tala, Ameca, Atotonilco, Chapala), las terrazas superiores de la Barranca del Rió Grande de Santiago y la Barranca de Bolaños, la tradición se caracteriza por un estilo arquitectónico distintivo de pirámides circulares rodeadas por patios también circulares, a los que a su vez bordean banquetas circulares donde se yerguen entre ocho y doce plataformas. También distinguen a esta tradición la cerámica y los tipos de enterramientos. La tradición se asentaba sobre 2 de los principales accesos desde la costa occidental hasta el altiplano. De la Costa Central Nayarita por el Rió grande de Santiago, y desde la Bahía de Banderas por tres importantes rasgos geológicos. La Sierra de Ameca (depósitos desenmentarios, elevados riscos en piedras cupríferas semi preciosas, mineral de cobre, plata, cristales, horsteno), el Volcán de Tequila (rico en depósitos de obsidiana) y la Sección Tequila ­ el Arenal en la barranca del Rió Santiago. Se pueden observar cinco zonas arqueológicas importantes en el centro de la población.

1.     La barranca
2.     Las montañas elevadas
3.     Colinas y potreros
4.     Las riveras de los lagos y las playas
5.     Los pantanos y lagos

Existen pruebas de que todas estas zonas se encontraban en exploración, pero la concentración de los asentamientos se encontraban a la orilla de los lagos donde hay vestigios de chinampas, y en las primeras terrazas ya sea arriba de los lagos o de la barranca, donde el área se haya muy terraceada para fines agrícolas o de habitación.
No hay demasiados vestigios de una ocupación arcaica del área, aunque hemos postulado una fase san pedro (circula 4000 a. C.) para ubicar varios fragmentos de proyectiles puntiagudos de aspecto arcaico.

Hacia el año 500 ­ 600 a. C. la evidencia de una ocupación muy amplia es mas firme. La fase San Felipe (del año 500 - 600 a. C. ) se define básicamente por los enterramientos (tipos de tumbas y montículos; con estilos de figuras y cerámica distintivos.

Los montículos; son simples aunque a menudo con diámetros amplios. Los enterramientos son individuales si bien a veces ocurren algunos o múltiples; existen restos de habitación superficial en el área de estos montículos, pero ningún vestigio real de áreas habitadas extensas. se usaban muchas clases de obsidiana. Los montículos se encuentran en las primeras terrazas a partir de la orilla del lago o en los niveles superiores de las playas de la laguna. Aunque esta fase es poco comprendida. Parece hallarse representada bastante uniformemente en varias cuencas.

La siguiente fase , la del ARENAL (del año 200 a. C. y al 200 d. C.) es de identificación de la fase de San Felipe (Ex Hacienda), se desarrolla el padrón exótico de arquitectura que define la tradición. Círculos de plataformas en torno a pequeñas pirámides circulares. Con mayor frecuencia, sin embargo, los círculos o bien son semicírculos o no tiene el numero clásico de ocho plataformas, “las clásicas” tubas de tiro, que dieron fama a esta zona del occidente mexicano datan de este periodo y de hecho habían sido del interés exclusivo de los arqueólogos hasta épocas recientes (Corona Núñez, 1555, long 1966.) Long y Taylor (1966) tienen fechadas con carbono 14 tumbas de esta fase, lo que nadie había notado hasta recientemente es que las tumbas de tiro “Clásicas” se relacionaban con el Patrón Arquitectónico Circular, encontrado muy a menudo bajo las plataformas, los círculos tienen restos de habitación, con frecuencia bastante extendida. Los conjuntos de plataformas rectangulares se encuentran en ocasiones cerca de estos círculos tempranos y posiblemente datan de este periodo. Pareciera que la vida del pueblo se hallaba plenamente desarrollada y que los círculos ceremoniales representan a varios pueblos organizados en distritos. Ningún distrito parece mas complejo que los otros. En los enterramientos, en especial en las tumbas de tiro, existen alguna evidencia de entierros múltiples. Los tipos de figuras son bastantes uniformes.

HACIENDA SAN FELIPE

La Hacienda al que hacemos mención se deriva del asentamiento del que dio origen a las haciendas que fue primeramente propiedad de Don Felipe de Arango, el cual la componía una extensión de 201 mts en los cerros cercanos en los cuales los utilizo en el sembradío de maguey, en la taberna la que se encontraba dentro de la hacienda. En 1810 estalla la guerra de independencia los descendientes de Don Felipe de Arango abrazan la causa realista y abandonan sus señoríos de San Felipe, ya no regresaron situación que aprovecharon los españoles criollos de Chistic que astuta y cobardemente no abrazaron causa alguna y se aferraron a sus feudos engañando con hipócritas sonrisas y amistan a los indios para no perder sus cuantiosos bienes, a la vez que ayudaban económicamente a ambos bandos en guerra. Así sobrevivieron salvando vidas y haciendas y arraigándose definitivamente a este lugar. Posterior a este, su segundo dueño fue Don Lorenzo Álvarez tío de Esteban Amescua menciona que el patrón (Don Lorenzo) aprovechaba la confianza en los peones y de esta manera los ponía como tarea sacar los costales de dinero a asolear para que el mismo no se enmoheciera el Santo Patrono de la Hacienda era San José. El tercer dueño era Don Eusebio Villarreal el cual transformo los sembradíos de caña y los cambio a cañaverales para la elaboración de piloncillo el cual lo realizaba con 35 trabajadores, contenían dos hornos lo cual lo trabajaban 3 hombres, en cada caldera dos acogederos y un cebador en el molino y un cañero para el paso de la caña al mismo tiempo que se vaciaba el jugo en paleros (canoas) para el trabajo ya terminado con un ritmo de trabajo de 24 horas.

También se elaboraba panocha prieta para lo cual se utilizaba el mosto del piloncillo para hacerla rendir y procesarla lo cual se derivaban los 20 personas para el corte de la caña al acarreo al molino lo realizaban 6 personas una vez elaboraban se hacían los tendidos para el enfriamiento y después meterla a la bodega. Esta hacienda contaba con una presa que resguardaba el riego de los sembradíos Según la historia se cree que el ultimo dueño de la finca fue el hijo de este quien padeció de sus facultades y dio termino a la Fincas, lo que hoy se encuentra en ruinas y queda aun el litigio de las tierras y propiedades de lo que fue la Hacienda, actualmente se conservan algunas reliquias de lo que fue la capilla como lo es una Virgen de Guadalupe con mas de 200 años entre otras cosas de lo que se conserva de la hacienda solo la resguardan algunas viviendas y bardas totalmente destruidas