Conocenos

Historia

Introducción | Através de los tiempos | Síntesis | Perfil | Etnologías | Etimologías | Arquitectura y Asentamientos

Arquitectura y Asentamientos

HistoriaEl escenario del sistema lacustre original del altiplano Jalisciense se conservan hoy en día solo fragmentos, unos cuantos lagos en calidad de presas y represas. La mayoría han sido desecados para aprovechar las tierras de sus lechos, aunque Chapala, nunca totalmente desecado, se volvía a llenar como presa. Continúan los proyectos de desagüe. Por ejemplo el proyecto de abrir las cuencas de Zacoalco ­ San Marcos (Sur) Santa Catarina (ò Atotonilco) las cuencas de Etzatlan y San Marcos (Oeste) fueron desecadas finalmente en los años 50`s. Las cuencas de Teuchitlan ­ Tala y Ameca, eran pantanosas en la época del contacto español; en esta ultima era un valle abierto del sistema fluvial Rió Abajo ­ Rió Ameca, desemboca cerca de Puerto Vallarta. El lago que mas se asemeja a su estado natural es el de Cajititlan (hoy Desecado) justo al sur de Guadalajara. Las perforaciones en Palo Verde y Laguna Colorada (Cerca de Etzatlan y San Juanito respectivamente) han mostrado que estos pequeños lagos fueron drenados y secados en el pasado (Ben Brown, Comunicación Personal) las cuencas incluyen Chapala, Ameca, (Drenada de forma natural en la época prehispánica) Teuchitlan ­ Tala Ahualulco, San Marcos, (Oeste, Laguna colorada, Palo Verde) todos estos lagos tienen varios rasgos en común. Son superficiales de lecho plano. Sensibles a la sequía, propensos a las inundaciones y están rodeados de altos cerros de origen volcánico y metafórico. Con excepción de la cuenca de Sayula ­ Atoyac todas son agua dulce y, salvo Chapala Y Ameca, se trata de cuencas cerradas (modificadas hoy en día con fines de riego.

Aun así existió este mar inferior, es obvio que desaparecido antes de la llegada del Homo Sapiens. Se encuentra fauna de pleistoceno tardío en estos estratos óseos muy cercanos a las riberas actuales de tres lagos. Santa Catarina, Chapala y Etzatlan, y a lo largo de esta línea costera fósil de Ameca. El sistema lacustre explotado en el clásico se había estabilizado por el temprano holoceno aunque continuaron las reducciones, en especial con la conversión de la cuenca de Ameca en un valle abierto y la cuenca Teuchitlan ­ Tala ­ Ahualulco en una ciénega.

La concentración de recursos raros en la zona lacustre o cerca de ella es otro elemento a tener en cuenta al evaluar el desarrollo cultural diferencial de la región. En un levantamiento se localizaron 14 depósitos superficiales de obsidiana en el sector norte de la región lacustre aunque existen sin duda, mas en especial en el área no examinada del Volcán De Colima.
Diez de los depósitos localizados (aunque los únicos cercanos San Marcos y la Hacienda de Guadalupe se hallan en parte enterrados y es difícil llegar a ellos) probablemente eran usados por los aborígenes, aunque solo cuatro muestran señales de que hubo minería y actividad en las canteras (Weigand y Spence, 1982) el acceso fácil a obsidiana de alta calidad caracterizo al sector norte de la región lacustre.

Investigación mas reciente en las faldas de las montañas y en los cerros en torno a los lagos nos han permitido definir una fase arcaica a San Pedro ­ por lo menos 5000 a. C. representa hasta ahora únicamente. Nuestra segunda mitad en la localidad con cerámica de capacha, cerca de san pedro, la debemos a una cuadrilla de mantenimiento vial que dividió en 2 secciones un montículo del formativo medio, exponiendo así una estructura del tamaño de un altar. Este pequeño altar construido era circular y elevado ­ de unos seis metros de diámetro por un metro de alto. Se trata de la primera pieza registrada de arquitectura no subterránea en el distrito lacustre del altiplano. Se habían dejado al pie del altar huesos largos y calaveras, pertenecientes por lo menos a 4 individuos. El relleno del altar contenía cerámica de capacha semejante de la que presenta el informe de Kelly (1980 ­ 76) y un pozo debajo del altar saqueado en partes aporto el mismo tipo de material. En el sector septentrional del distrito lacustre se encontraron materiales del formativo medio en varias localidades. Esta fase, denominada San Felipe, Jalisco, es mas compleja pero todavía poco conocida. La fecha original calculada ha sido en el año 600 a. C. (Weigand, 1976) y aparte de plantear que esa fecha debe representar un periodo (cerca de 1000 ­ 300 a. C. ) Hacienda de San Felipe, Jalisco carecemos de cualquier información adicional o comparativa sobre esta fase. Se encuentra con cierta frecuencia arquitectura de superficie, en forma de montículos y plataformas circulares o elevadas. Las plataformas se construían a menudo en las laderas de los cerros; los montículos se levantan en general en la parte mas alta de la zona de la playa o también, en las primeras terrazas que dominan la playa o la laguna de Palo Verde. Se localizan a intervalos regulares alrededor de los lagos. Si bien algunos son mas grandes y mas impresionantes que otros, los esquemas organizativos parecen reflejar centros ceremoniales con su núcleo en el pueblo, pues no hay evidencia alguna de una integración política en mayor escala; el montículo de la Hacienda de San Felipe, que posiblemente estuvo ocupado en el formativo tardío, es uno de los mas grandes. 25 metros de diámetro y 1.5 a 2 metros de altura.

El montículo cercano a San Pedro, también es impresionante si se tiene en cuenta el periodo. 25 metro de diámetro y 1.5 metros de alto, con 2 plataformas cuya silueta ya no se distingue que atraviesan un patio estrecho. El montículo “C” en el Arenal pertenece probablemente a la fase de la Hacienda de San Felipe, al igual que la plataforma mas temprana del tamaño de un altar en el centro del circulo “A” los de restos de habitación asociados con estos centros incluyen fragmentos de metate, tepalcates de olla y pedazos de obsidiana. Estos restos desparramados son escasos pero creo que la evidencia sugiere que los centros servían de núcleos residenciales por lo menos una parte de población en cada entidad política.

No se puede demostrar la existencia de restos residenciales independientes de los centros en lo referente a la Hacienda de San Felipe, otro hecho a la fecha, todos los lugares de la fase, San Felipe se ven complicados por la presencia de una capa distinta perteneciente a otra ocupación como mínimo. Si esa capa es posclásica no hay problema, gracias a que e limite temporal clásico/postclasico (a pesar de las disputas sobre cuando, como y porque) es lo único que resalta con claridad en esta región. Ahora bien es casi imposible aislar una ranchería clásica en un centro formativo. Solo cuenta el enfoque de la “arqueología paisajista” únicamente ayudaran las excavaciones detalladas del tipo que ha planteado Maria Irma Iturbide para la arqueología del formativo en el distrito lacustre.

Las relaciones entre las tumbas de tiro y la arquitectura circular en las fases de el arenal y Ahualulco han sido demostradas con 3 grupos de información. El trabajo de Corona Núñez junto con el de Long. identifico 2 tumbas de tiro monumentales directamente bajo plataformas contiguas del principal circulo arquitectónico en el arenal nuestro propio reconocimiento del área ha producido docenas de ejemplos exactamente este tipo de asociación en igual numero de sitios; los mismos saqueadores dicen estas plataformas son los primeros lugares donde ellos excavan, porque la experiencia de décadas les ha demostrado a esta asociación aunque es importante hacer notar que esto no sucede en 100 % de casos; las tumbas de tiro de fases mas tempranas tiene diferentes patrones de asociaciones arquitectónica. Las tumbas de tiro en la fase San Felipe se encuentran mas frecuentes bajo plataformas circulares que aparentemente no esta adosadas a otra construcción (Weigand 1989) no se organizan como elementos de familias de círculos .Las tumbas de la fase del opeño, aun mas tempranas no parecen estar asociadas con algún tipo de arquitectura. Inclusive en la fase el arenal, algunas de las tumbas de tiro monumentales se localizan en los patios, o bajo plataformas lejos de los círculos aunque es muy importante hacer notar que todavía se asocian con la arquitectura del periodo. Por todo lo anterior, debemos de especificar el periodo de que se trate al discutir el tipo de arquitectura de superficie asociada con las tumbas de tiro. En términos generales, sin embargo las tumbas mas elaboradas y monumentales se encuentran como elementos dentro de los círculos arquitectónicos Esta mal conservado y no es un buen ejemplo de los fuegos TLACHCO DEL AREA DE TEUCHITLAN, que son las formas mas comunes del formativo. El juego del campanilo esta unido con un montículo de la fase de la Hacienda de San Felipe, que se compone de una colina esculpida, aunque puede ser un añadido posterior.